Witold Gombrowicz Contra los poetas * Sería más delicado por mi parte no turbar uno de los pocos rituales que aún nos qued...